Marta del Castillo y la Justicia viciada

Hoy, 19 de julio de 2017, Marta del Castillo hubiese celebrado su vigésimo sexto cumpleaños. Pero unos indeseables robaron a sus padres y a sus familiares la alegría de poder festejar este día desde 2009. En su perfil de Facebook, Antonio del Castillo, padre de Marta, publica este texto, que reproduzco sin modificar nada:

Hoy es el cumpleaños de Marta, 26 años toda una mujer. Vida truncada por los de siempre, gentuza indeseable que cuando los pillan se les llena la boca aclamando por sus derechos, derechos que poseen los malos y no las víctimas. Yo su padre soy culpable, por haberlas traído al mundo en un país donde la justicia está viciada, donde la palabra justicia está vacía de contenido y sin valor, un símbolo que ni es ciego, ni independiente y tampoco es justa. Hay una frase que dice así ” hay hombres malos porque los hombres buenos no hacen nada” es una gran verdad. Estoy muy cansado de esperar, de ser políticamente correcto, de soportar infamias, y vejaciones de mentiras impunes de más de ocho años sin descanso, de no poder llevar flores a mi hija. Solo espero que si algún día mi actitud cambia de postura podáis perdóname y entenderme. Ya solo quiero hacer uso de lo poco que me queda y es desearle a mi hija Marta un feliz cumpleaños, donde esté.

Hace ya más de ocho años desde que se vio por última vez con vida a Marta en Sevilla. Y todo este tiempo los acusados, y condenados, se han estado riendo de sus familiares, que asisten desesperados a la torticera manipulación y uso de los derechos que la Justicia, vamos a escribirlo en alta, concede a los indeseables. Los derechos de las víctimas nunca se anteponen.

No le falta razón a Antonio del Castillo. Creo que decir que la Justicia está viciada no es lo más acertado, pero está claro que se use el término que se use, su intención no ha sido otra que dejar bien claro que la justicia, esta vez en baja, no es justa. Ni mucho menos.

Sólo Antonio y el resto de la familia puede saber el dolor que se siente por perder a una hija en estas circunstancias, sin saber donde está su cuerpo, sin poder llevarle flores y, además, viendo como sus asesinos se ríen de ti sin ningún pudor. Despreciable.

No, la justicia no es justa. Ni en este ni en muchos otros casos de muy diversa índole. Las víctimas, demasiadas veces, asistimos atónitos a injusticias evidentes, flagrantes. Nos mean encima y dicen que llueve.

Yo mismo, hace ya unos años, tuve la desgracia de comprobar en mis propias carnes la normalización de la injusticia. Tras pagar el IVA y las retenciones correspondientes de varios clientes, cuando yo era autónomo, denuncié a uno de ellos por impago. Todo correcto, pero me dicen que este señor era insolvente, nada a su nombre y bla, bla, bla… De rositas que se fue. Menos mal que Hacienda, siempre tan atenta, me devolvió el IVA y el IRPF. Esto último es ironía, por supuesto.

De los autónomos ya hablamos otro día, si eso…

Anuncios

2 comentarios en “Marta del Castillo y la Justicia viciada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s